• Gabriela Rodríguez

Más que una serie, un regalo a la monarquía


Para los amantes de la televisión, y sobre todo, de las series, The Crown es un must dentro de la lista, que no puede faltar. La noche caraqueña ofrece más que restaurantes y discotecas, a veces es necesario tomarte un tiempo de relax, descansar y disfrutar de una buena serie.


The Crown es una serie dirigida por Stephen Daldry y producida por Netflix, en donde se narra la historia de la reina Isabel II, actual reina de Inglaterra, y su inminente coronación. Se hace un recorrido por la biografía de la monarca, de una forma sencilla y amena, permitiendo que el espectador se involucre en la historia, sin querer despegarse del televisor. Ciertamente para los amantes de las costumbres de la realeza.

Muy fácil de digerir, inclusive se puede disfrutar en un fin de semana. Las actuaciones son impecables, y ni hablar del vestuario y locaciones seleccionados para el rodaje, simplemente una apuesta por lo grande de parte de Netflix.


La serie narra todo tipo de momentos dentro de la vida de la monarquía británica, inclusive se tiene la oportunidad de disfrutar de Winston Churchill en su segundo periodo como Primer Ministro, sin duda un tiro al piso, ya que la actuación de John Lithgow capta la atención y le aporta contenido a la serie. Incluye situaciones incómodas dentro de la casa real, como las aventuras de Margarita, hermana de Isabel, con un hombre casado o la frustración del Duque de Edimburgo, esposo de la reina, por su poco protagonismo y por ser la sombra de su mujer, pero sin escandalizar, sobre todo sin repercutir en la imagen de la monarca.

Evidentemente, como toda serie basada en hechos reales y más cuando se refiere a la monarquía de un país, siempre existe la duda de la veracidad de todo lo que se cuenta. No obstante no hay que dejar de lado el hecho de que es una ficción, que no solo cuenta el reinado de Isabel II, sino acontecimientos que pasaron a la historia.


La serie engancha por su narración. La idea que hay detrás de esta creación de Peter Morgan es completar las seis décadas que lleva de reinado la monarca, a razón de década por temporada. Para ello, el reparto irá evolucionando para adaptarse a la edad de los personajes en cada momento.

No se la pueden perder, es una elección segura de la que no se arrepentirán. Al final se encontrarán frente al espejo con unos conocedores de la historia de este país, lo cual nunca está de más en el competitivo mundo que vivimos.