• Gabriela Rodríguez

Mindhunter llega a la pantalla chica


#Mindhunter llega a la pantalla chica para reivindicar al #perfil y la #entrevista como géneros necesarios —nada que ver con el #periodismo— para el desarrollo de la trama: hacer inmersión en trastocadas y complejas mentes criminales en aras de evitar (¿prevenir?) la gestación de nuevos monstruos dentro de la sociedad.


El dúo Ford-Tench equilibra el argumento de la serie, aunque la ecuación no deja de tener elementos de #TheXFiles (con sótano incluido para sus investigaciones) que se salva gracias a la rudeza contestataria de #BillTench (Holt McCallany) uno de los pocos buenos que fuma y fuma, mientras lanza cabe a tierra a un ingenuo y apasionado #HoldenFord (una versión más infantil de #FoxMulder) que complementa la pericia y callo de Tench.

Otro plus, es el regreso de Anna Torv (#Fringe) en un papel académico, contestatario y bien merecido. Las reacciones de la crítica han sido favorables, solo esperemos que después de Mindhunter no pasemos a creernos expertos en psicología criminal, como pasó en la época de #LieToMe, cuando todos se creían detectores de mentiras ambulantes.